Categorías
Artículos

¿Por qué hacer Test A/B es la solución para mejorar tu web?

Los Test A/B son una herramienta fundamental para mejorar los aspectos de tu web que no terminan de funcionar bien. Ese formulario que nadie rellena, ese botón que nadie pulsa, ese copy creativo, que quizá es tan creativo que nadie lo lee… ¿Cómo saber qué es lo mejor?

Los Test A/B son una herramienta fundamental para mejorar los aspectos de tu web que no terminan de funcionar bien. Ese formulario que nadie rellena, ese botón que nadie pulsa, ese copy creativo, que quizá es tan creativo que nadie lo lee… ¿Cómo saber qué es lo mejor?

¿En qué consiste el Test A/B?

Netflix es fan de los Test A/B. Habrás notado que a veces el cartel de una serie tiene un diseño, y a veces otro. Ya sabemos cómo son algunos diseñadores (un saludo, amigos), su diseño siempre es el mejor de todos. Sin embargo, el público es soberano. ¿Qué hace Netflix para los nuevos lanzamientos? Muestra la mitad de las veces un diseño y la otra mitad, otro. Puede ser que entres con tu móvil y guardes en favoritos una serie que luego, en el televisor de tu casa aparece con otro cartel. Y la lucha de egos se resuelve al cabo de unos días, cuando Netflix decide cuál de los dos diseños es mejor: el que más clics ha captado.

Lo mismo sucede en el caso de una web: Por ejemplo, no estamos seguros de si poner 5 campos en un formulario restará muchas inscripciones, quizá sea mejor pedir únicamente 2 datos. ¿Cómo averiguarlo?

Gracias al Test A/B.

¿Cómo hacer un Test A/B?

Te lo contamos paso a paso:

  1. Primero tenemos que identificar cuál es el objetivo, por ejemplo recibir más inscripciones en un formulario.
  2. Después, cuál es el indicador o KPI con el que mediremos el éxito del Test, en este caso «número de envíos del formulario».
  3. Definiremos un cambio con el que creemos que mejorará ese indicador. Por ejemplo, un nuevo formulario con una variación en su estructura, diseño, copy de texto, …
  4. Lo implementamos y subimos esta alternativa al formulario al servidor donde tenemos alojada la web.
  5. Con una herramienta de Test A/B, programamos que la mitad del tráfico que llegue a la web vea la versión actual (A), y la otra mitad la versión que acabamos de subir (B).
  6. Dejamos pasar varios días. Normalmente con una semana suele ser suficiente, pero si los resultados no son muy concluyentes podemos dejar pasar más tiempo. Depende mucho del número de visitas que tiene la web que estamos mejorando.
  7. La herramienta de Test A/B nos dará los resultados: La nueva versión B ha recibido un 35% más de envíos que la versión A.
  8. Implementamos la nueva versión para que sea la que ya reciba el 100% del tráfico, convirtiéndose en la nueva página del formulario.
  9. Este Test A/B podemos realizarlo tantas veces como deseemos, iterando con nuevos cambios del formulario. Si cada vez que lo hacemos conseguimos una mejora en las inscripciones, merecerá la pena.

Algunos indicadores que mejorar con Test A/B:

  • Tiempo de permanencia en la página.
  • Número de clics en un determinado botón, como «Comprar».
  • Tasa de rebote.
  • Número de formularios enviados.
  • Número de carritos de la compra abandonados.
  • Etc.

¿Te ayudamos?

Nosotros aportamos nuestro expertise en el desarrollo web, y tú el conocimiento de tu marca y de tu público. Y ambos, lograremos ir mejorando esos puntos flacos de tu página web.

Contáctanos y nos ponemos manos a la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.